General-06.png
AntologiaCD20-Leeraqui.png
Colman.jpeg

Karen Colman

Nació en la Colonia Neuland, Paraguay, en 1989, en una expedición para el redescubrimiento del taguá. Desde pequeña participó en proyectos de investigación de la fauna paraguaya, lo cual le hizo estudiar Ciencias Biológicas. Trabajó como técnica de fauna en el Ministerio del Ambiente. Ganó algunos premios literarios como el de la Editorial Siete Sellos de La Pampa, y fue finalista en el concurso de cuentos Javier Tomeo, en España. Fue correctora en el diario La Nación y actualmente se desempeña como editora de ciencias naturales en la Editorial Santillana. Cree firmemente que los paraguayos son cuentos que deben ser contados.

Dictamen del jurado

Con una buena atmosfera, creada por un ritmo de fondo de tensión, y un par de imágenes de un bosque en movimiento, esta historia siniestra nos engulle. Pertenece al sustrato cultural de nuestra América nativa, mitos y creencias que aún perduran en nuestros pueblos. Para algunos, desde la mente sumida en el realismo mágico y maravilloso; para otros, desde la carnal manifestación de las fuerzas del mal, de los genios oscuros que todavía pueblan la tierra. Es la realidad de nuestra región: la pobreza, el hambre, el desamparo, la desprotección del pobre por parte del gobierno y la constante persecución de vecinos de otro país con hambre de tierra ajena. Toma un mito conocido: el Jacy Jatere, y lo recrea con un lenguaje equilibrado, maduro, que en momentos nos sorprende con una poesía visceral, dando lugar a un suspenso in crescendo, muy bien trabajado. Con escalofriantes imágenes de terror y momentos de angustia, el narrador nos asegura que no hay lugar para otros seres incomprendidos que se nos hermanan en la búsqueda de supervivencia. Seres que no existen, pero están.